Materiales de impermeabilización en Palma de Mallorca

El cálculo y los materiales

En nuestra empresa Imperplastic, ubicada en Palma de Mallorca, consideramos muy importante el cálculo, ya que es la base operativa del diseño y tiene que establecer las características constructivas (estructura de cubierta y del edificio en general) y fijar las especificaciones de los materiales de impermeabilización a emplear, entre los cuales destacan, por su especial importancia, los que intervienen en el sistema impermeabilizante:
  • Los cubrimientos de fibrocemento, aparte del riesgo para la salud que comportan las fibras tóxicas de amianto arrastradas por el agua y el viento, son sensibles a la humedad, cambios térmicos y a la erosión, repercutiendo en aumento de porosidad, agrietamiento y rotura de planchas y, en suma, pérdida de efectividad en su función. Análogamente, en las cubiertas de chapa metálica, el deterioro es por corrosión del metal, anclajes y otros.

  • Muchos tipos de tejas, en general, cubiertas construidas con piezas pequeñas, requieren de un buen aislamiento contra la humedad/agua, para evitar problemas y costos de mantenimiento.

  • En general los preparados alquitranados, butílicos, etcétera, si bien los ingredientes que les dan nombre pueden ser buenos impermeabilizantes, dado sus elevados costos, suelen aportarse en baja proporción completándose con cargas y fieltros, entre otros, para dar cuerpo y consistencia, así como añadirles volátiles para posibilitar su manipulación.
Los materiales que resultan no resisten bien la intemperización, ya que:
  • Las elevadas temperaturas que alcanzan evaporan rápidamente los componentes volátiles. Al enfriar se tornan frágiles y quebradizos, y cuando más tarde se producen movimientos térmicos y estructurales, aparecen grietas que dan lugar a filtraciones.

  • Asimismo, se producen despegues en solapes y abolsamientos por presiones de vapor internas (a los que no son permeables) y por desigualdad de coeficientes de dilatación entre sustrato y cubrimiento.

  • En pretiles, chimeneas y juntas de dilatación, presentan problemas de solapes, esquinas y más. Los remates de las capas en sumideros suelen ser todavía más problemáticos. Recubrir estos materiales con gravilla para evitar la incidencia del sol, comporta degradación por ataque químico de sedimentos, así como por los severos movimientos derivados del peso adicional, al tiempo que se hace más difícil la localización de filtraciones y más costosa su solución. Su protección con láminas metálicas (aluminios) conlleva deficiencias adicionales en la calidad de los solapes, así como en el comportamiento termomecánico entre capas.

  • Materiales más recientes (resinas sintéticas, poliésteres, etc.) en general, presentan algunas características negativas para materiales de protección y acabado: existencia de juntas, rigidez, vulnerabilidad a radiaciones ultravioletas y falta de permeabilidad al vapor de agua. En algunos de estos materiales habría que añadir además de la falta de experiencia práctica y/o de datos técnicos suficientes para poder evaluarlos razonablemente. Asimismo, la puesta en obra con todos los condicionantes específicos de cada aplicación (dosis de mezcla, disoluciones mal efectuadas, etc.) a menudo dan resultados muy diferentes a los nominales.
  • Especialmente importante es el factor de hidrorregulación de los materiales. Si la pérdida de humedad es elevada, existe riesgo de pérdida de cohesión en el sustrato por deshidratación y en consecuencia, desmoronamiento y pérdida de resistencia mecánica.

    Los recubrimientos que impiden totalmente la eliminación de la humedad provocan condensaciones en el sustrato (zonas localizadas) dando lugar a abolsamientos, sedimentaciones y agresión química, sobre todo a consecuencias de origen anisotrópico: dilataciones desiguales, movimientos anómalos por aumento de pesos distribuidos no homogéneamente, etcétera.

    Así, National Building Scudies Research (USA y Canadá), establece: Con permeabilidad al vapor de agua superior a (3)gr/m²/día, la humedad ambiente puede penetrar en el sustrato a través del propio recubrimiento e igualmente es posible la deshidratación.

    Por debajo de este límite, la protección del sustrato es tanto mejor cuanto más baja sea la permeabilidad, obviamente sin llegar al caso, nada aconsejable, de transpiración nula.

  • Las necesidades energéticas de los últimos años han conducido a la proliferación de distintos tipos de cubiertas, con diseños a veces insuficientes o tan complejos que es prácticamente imposible su cálculo realista.
Imperplastic impermeabilización de azotea
Imperplastic edificio con trabajo de cubierta
Imperplastic personas aislando humedad y agua